Maternidad y familia

Diez consejos para tener un buen matrimonio

Este artículo va principalmente para las que están casadas, pero también puede ser útil para las que están de novias o planean estarlo.

No soy terapeuta matrimonial ni tengo las respuestas a todo, pero sí fui recogiendo consejos en estos años de casada de otras personas que me aconsejaron y de distintos libros, y hoy quiero poner en este artículo los más importantes.

1 – Tener tiempo de calidad

Salir a caminar, a tomar un helado, mirar una película, leer un libro… Estas son solo algunas de las tantas formas que tenemos para tener tiempo de calidad con nuestra pareja, sacándole provecho a los ratos que podamos estar juntos.

2 – Respetarse en público

A veces caemos en los chistes fáciles en frente de nuestros amigos, ya sea para causar algunas carcajadas inocentes o porque realmente hay algo que nos molesta de nuestra pareja y en vez de charlarlo a solas, lo comentamos en público a manera de chiste. A nadie le gusta ver que otro saque trapitos al sol y no ayuda a nuestra relación tampoco.

3 – Tener grupo de amigos en común

Salir con amigas está buenísimo, pero también es genial cultivar una amistad con otros matrimonios de nuestra misma edad. Nos ayuda a fortalecer nuestra relación, a sentirnos acompañados, a ver que algunas cosas no nos pasan solo a nosotros. Y cuando se tienen hijos, también le damos la posibilidad a ellos de crecer con amigos con nuestras mismas bases morales.

4 – Tener proyectos juntos

Tener hijos, construir tu propia casa, tener un emprendimiento juntos, viajar, servir en la iglesia… En fin, entusiasmarse, disfrutar de los logros grandes, de los detalles del proceso. Cuando todos los planes se ponen en manos del Señor, uno puede ver cómo él ordena todo.

5 – Valorar los talentos/proyectos del otro

Además de tener proyectos juntos, hay que entender que somos dos personas distintas con talentos y sueños que Dios puso en nosotros, y no siempre coinciden entre sí. En estos casos, tenemos que saber ser de ayuda para que la otra persona pueda llevarlos adelante, siempre en oración y buscando la guía de Dios.

6 – Valorar el esfuerzo de la otra persona

Cada uno siempre pone algo de su parte para llevar la familia adelante, ya sea trabajando afuera, cuidando a los hijos, manteniendo el orden de la casa. Lo que fuera. Es importante que valoremos el esfuerzo que hace cada día la otra persona.

7 – Ser sinceros y hablar todo lo que nos pase

Para las mujeres esto es más fácil, pero también tenemos que saber darle lugar al hombre para que pueda expresarse con libertad. Muchas veces ellos se callan algunas cosas por temor a sentirse juzgados o a que no podamos comprenderlos.

8 – Conquistarse todos los días

Seguir siendo novios toda la vida, aunque ya tengamos las alianzas desde hace años. Valorémonos y admirémonos como al principio, y cuidémonos de agradar al otro como lo hacíamos antes del “Sí, quiero”.

9 – Preferir al otro antes que a uno mismo

Esto es bíblico y no se aplica solo para los matrimonios, sino para todas las personas. A veces se nos hace más fácil ponerlo en práctica con otros y “relajarnos” en casa, pero el primer lugar donde tenemos que aplicar este ítem es de la puerta para adentro.

10 – Orar por el matrimonio

El último consejo, pero el más importante. Juntos, en la mañana o en la noche, y cada uno por separado. Es importante que oremos por nuestro matrimonio, que le pidamos a Dios que nos dé sabiduría para tomar buenas decisiones y que nos guíe a su voluntad.

 

 

Estos fueron los diez consejos para tener un buen matrimonio. En el caso de que estemos casadas y en nuestro matrimonio no se estén cumpliendo estos ítems, es importante saber que el cambio empieza siempre por uno mismo. No podemos exigirle al otro lo que nosotros no cumplimos.

Si todavía no nos casamos, dejemos a un lado por un momento el sentimiento fuerte que nos une a la otra persona durante el noviazgo y seamos objetivas: ¿me ama la persona con la que estoy de novia? ¿Me respeta? ¿Me valora? ¿Me ayuda a crecer tanto espiritualmente como personalmente? Si hay señales de alarma, alguna luz roja que nos suena en nuestro interior, prestémosle atención. Es preferible cortar una relación a tiempo y no lamentarlo el resto de nuestras vidas.

 

Cualquier consulta, duda o sugerencia, podés contactarme por privado o dejarme tu comentario.

Si te gustó este artículo y pensás que le puede servir a alguien que conocés, ¡compartilo en tus redes!

 

¡Nos estamos leyendo!

Marisol

 

También podés leer: ¿Existe el “felices para siempre”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *