ahorrar
Maternidad y familia

Cómo ahorrar en las compras familiares

Está claro que lo único que quieren los supermercados es que dejemos todo nuestro sueldo en sus cajas; por eso, hay que ser inteligentes a la hora de comprar. Qué tener en cuenta para no gastar de más.

– Llevar lista de compras y ajustarse a esta

En los supermercados, los productos de primera necesidad suelen estar al fondo. Por este motivo, si no tenemos claro qué es lo que vamos a comprar, terminamos distrayéndonos con otros productos no tan necesarios, gastando más de lo que teníamos pensado.

Para hacer mi lista de compras uso una aplicación que se llama Listonic. Ya tengo anotado más o menos todo lo que siempre compro y voy tildando y destildando lo que tengo y lo que se me terminó. Es un camino de ida, porque si bien tengo que estar más o menos atenta a la alacena, de esta forma no me olvido de nada importante.

– Establecer de antemano si la compra será mensual, semanal o quincenal

Esto nos ayuda a decidir qué cantidades llevar. No es lo mismo abastecer la alacena para dos semanas que para un mes. Para saber las cantidades, en primer lugar es necesario realizar un plan de comidas. Al principio, es probable que compres de más (o de menos), pero con el tiempo le vas a ir tomando la mano.

– Comprar los días que haya algún tipo de descuento

Nosotros solemos comprar los días martes porque el supermercado al que vamos tiene 15% de descuento. Además, mi banco me reintegra el 20% al mes siguiente. Muchos prefieren comprar directamente en negocios mayoristas, y también es una buena opción, pero nosotros vimos que por ahora nos conviene más esta forma.

– Comprar en efectivo/débito

Esto también es algo a lo que nos tuvimos que acostumbrar. A fin de mes, si no llegábamos con los sueldos, usábamos las tarjetas de crédito, relajados con la idea de que lo pagaríamos al mes siguiente, cuando seguramente tendríamos más dinero y no deberíamos recurrir de nuevo a la tarjeta. Pero era un ciclo de nunca acabar. Nos tuvimos que ajustar un tiempo para frenar ese círculo vicioso y pudimos finalmente dejar de hacerlo. El comprar en efectivo o débito nos permite tener un registro más exacto de los gastos que hacemos.

– Comprar en tiendas específicas

Descubrí que hay ciertos productos que no me conviene bajo ningún punto de vista adquirirlos en supermercados, como por ejemplo las verduras. Esto ya lo tenía claro desde hace bastante, pero ahora también me di cuenta de que puedo ahorrar mucho comprando los desodorantes y desinfectantes de piso en casas de limpieza, donde venden productos sueltos.

– Estar atentos a las ofertas, porque suelen ser engañosas

Si justo pensábamos comprar algún artículo específico y lo encontramos de oferta, genial. Pero muchas veces, por querer aprovechar los descuentos, terminamos comprando de más o productos que en realidad no usamos. Con el tiempo, estos se terminan echando a perder. Además, cuanto más tenemos de algo, más propensos estamos a derrochar o a consumir de más, dañando nuestra salud.

 

¿Tenés alguna otra forma de ahorrar en las compras hogareñas? ¡Dejame tu comentario!

Si este artículo te fue útil, compartilo en tus redes sociales.

 

Marisol

2 Comentarios

Responder a Kamil Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *